sábado, 31 de marzo de 2018

Nuevos peligros en salud mental; ¿hijos hiperactivos o adultos sobrepasados?.....


Hay una nueva realidad creciente que nos compete. Frente a la consulta clínica diaria se observa el incremento de la demanda por problemáticas supuestamente infantiles, son nuevos sufrimientos de nuestros hijos, con consecuencias negativas y que requieren que podamos todos actuar de forma inmediata.
Algunas estadística señalan que de 5 niños 1 tiene problemas de salud psicoemocional, y que eso muestra el incremento de que casi la mitad de los niños llegan a ser catalogados por problemas de conductas o de hiperactividad o déficit de atención. Lo cual lleva a desembocar en la creciente demanda de adolescente con problemas de comportamiento, adicciones, autoestima y depresión entre otras varias cosas.
Las causantes que desarrollan y forman estas problemáticas se encuentran en el medio ambiente y en los estilos parentales e intrafamiliares que están desviando las relaciones, vínculos y comunicación emocional.
Hagamos una mirada a lo que estamos viviendo y generando:
-Si observamos se incrementa la ausencia de figuras emocionalmente estables, paternas y consolidadas.
- En los grupos familiares hay ausencia de la puesta de límites y de los deberes y responsabilidades de los niños, ausencia de disciplinas y consolidación de espacios permisivos que generan vacíos, inseguridad y falta de protección.
- Las actividades de los adultos colaboran a una vida para el niño con rutinas extensas, con problemas en sus rutinas, en su alimentación y déficit de sueño. A lo cual se le suma falta de ejercicio físico y disfrute al aire libre.
- Los espacios recreativos y de la puesta en marcha de nuestra creatividad son reducidos por nuestras tareas, actividades y compromisos, donde el niño siente y sostiene la frustración y la ansiedad lo invade.
- Hemos eliminado para ellos las oportunidades de aburrimiento, de que creen por sus propios medios tareas para hacer y eso hace a que todo tenga que estar pronto, listo a su manera y con la electrónica a su alcance.
Entonces si pensamos en la vida donde tenemos padres ocupados, estresados o ausentes física o emocionalmente, adultos permisivos en donde el niño es el que “gobierna el mundo”. Les hacemos creer que pueden todo, que son los mejores, inflamos su autoestima en vez de hacerlos responsables y capaces. No ponemos límite, permitimos una mala alimentación y estilo sedentario a lo cual le sumamos las horas de juegos tecnológico y la satisfacción de caprichos inmediatos…..
Entonces yo me pregunto, ¿En el niño que tiene un déficit de atención, que tiene hiperactividad, que es inquieto?....
Si queremos una generación de hijos felices, exitosos y saludables, necesitamos volver a pensar nuestros ritmos de vida, lo que hemos como adultos delegado, lo que nos frustra, nuestras infelicidades para no ser un puente de estos sentimiento para nuestros niños.
Recuerden que a veces resulta más fácil trasportar los malestares, depositar las dolencias que vernos vulnerables y frágiles.
Lic. Daniela Muñiz
Psicóloga clínica
098592791

viernes, 3 de noviembre de 2017

Conformación de un espacio personal de Análisis:

En este espacio nos interesa dirigirnos a quienes tienen la necesidad de conformar un espacio propio para el pensamiento y análisis personal. el trascurso de la vida nos genera momentos de necesidad de un espacio de acompañamiento y análisis de las circunstancias de nuestra vida. Los cambios, pérdidas, emprendimientos y proyectos personales entre otros, son circunstancia que a todos nos atraviesa en alguna etapa...
Tener un lugar que la confiabilidad y el compromiso son los motores para el encuentro, la palabra el medio de expresión emocional para el intercambio.
En Espacio Abierto consideramos que tener una lugar de sostén psicoemocional es una oportunidad y derecho que puede ser necesario.
Lic. Daniela Muñiz
Psicóloga Clínica
098592791

domingo, 26 de marzo de 2017

Consideraciones de la adicción y su tratamiento…

Desde nuestro accionar clínico terapéutico nos proponemos pensar la  problemática de la conducta adictiva y su tratamiento.
Comenzamos por plantear que la conducta adictiva, como patrón de consumo o accionar, refiere a un comportamiento que se torna habitual en el individuo con el objetivo de buscar o generar un placer inmediato que tiene resultados negativos y dañinos para la salud, física, emocional, conductas sociales y/o psíquica. Generalmente la persona con problema de adicción niega o no reconoce estas consecuencias.
Si pensamos qué es lo que provoca o genera la adicción, la establecemos como una enfermedad de múltiples causas, y que será progresiva, complicando la vida social y de relacionamiento de la persona, con su familia y amigos.
La adicción es una enfermedad que tomada como tal, puede ser abordada con tratamiento, donde el enfermo y su familia necesitan colaboración, aceptación de la problemática y continuidad en los tratamientos. Así pensamos a la adicción con el curso de cualquier otra enfermedad donde poco a poco se intensifica, se complica y avanza el consumo y la dependencia, así además se pierden vínculos, se deterioran relaciones, más todas las consecuencias físicas, emocionales, psíquicas y orgánicas.
El abordaje psicológico y terapéutico de esta problemática implica considerar la valoración psicológica previa para el conocimiento de las características de la personalidad, que es un factor fundamental en el establecimiento de la estrategia terapéutica a seguir, ya que las mismas serán las que guían las conductas y la manera de comportarse del adicto, así como entre otras cosas, la manera de relacionarse y aceptar la enfermedad como problema inmanejable por mera voluntad.
Este tratamiento busca analizar el vínculo y relacionamiento con la sustancia, para ayudar a la persona a establecer otros objetivos en su vida y otros estímulos.
Nuestro marco de asistencia consta del establecimiento de un tratamiento ambulatorio, en el marco terapéutico y de acompañamiento familiar, considerando fundamental el apoyo familiar y de vínculos de sostén. Comenzando el mismo con el acercamiento de la persona a la consulta, buscamos un buen relacionamiento, que se sienta a gusto y acepte iniciar el tratamiento.
Continuamos con la realización de la etapa psicodiagnóstica, donde trabajaremos en entrevistas de evaluación y planteo de las estrategias a seguir. A partir de aquí, se establece la frecuencia con la cual se asiste a la terapia con psicólogo, la modalidad de abordaje familiar con los encuentros pertinentes y el acercamiento a grupos de apoyo terapéutico para el adicto en caso de ser necesarios. Es fundamental a nivel terapéutico abordar la autovaloración personal, las afectaciones emocionales que llevan a los problemas de autoestima y  colaborar en el control de los impulsos, entre otras cosas…
Apuntamos a generar un ambiente cómodo y de adherencia para la persona en tratamiento que le propicie las herramientas para avanzar en sus relaciones interpersonales, conformar nuevos proyectos de vida donde se sienta autónomo y capaz y logremos cambios en su vida social y de inserción sociolaboral. El camino de gratificación por otros medios, donde los logros comienzan a aparecer, incentiva a la continuidad del proceso de tratamiento, planteando que este no termina en la remisión de síntomas o de un periodo de no consumo, sino que es parte de una forma diferente de vida para el adicto y su entorno.

Lic. Daniela Muñiz…                     Psicóloga Clínica          098592791

sábado, 6 de agosto de 2016

Ansiedad sana y patológica: sentimientos al momento de conducir…



Ansiedad sana y patológica: sentimientos al momento de conducir…

Comencemos por pensar la definición de ansiedad como una reacción normal que tiene nuestro cuerpo, ante diferentes circunstancias de exposición a cambios externos e internos, pero en momentos nuestros niveles de ansiedad se disparan a un punto insano y dañino. Abordemos los problemas de ansiedad que afectan puntualmente a la hora de querer aprender a conducir, al momento de tener que salir a la calle o a quienes conducen bajo el efecto del nerviosismo siendo un riesgo propio y para otros.

Lic. Daniela Muñiz González

Psicóloga Clínica CJP 104320

Atención Clínica: Avda. Artigas 569 Las Piedras.

098592791

Mail: licdanielamuniz@gmail.com

Como decíamos anteriormente la ansiedad es una reacción que se da en todas las personas, la pensamos entonces como necesaria y es parte de otras emociones con las que vivimos a diario, como puede ser la angustia, el miedo o preocupaciones…. Así vamos comprendiendo que tener estos sentimientos estará vinculado a lo que sentimos por nuestras experiencias de vida y nuestra historia. 
Al sentir ansiedad intentamos alejarnos de nuestra exposición a lo que lo provoca, generando la imposibilidad de hacer determinadas cosas, entre ellas conducir. Pero no es siempre esta conducta es garantía de acabar con nuestra ansiedad,, así es necesario comprender el origen de la misma, mucho más profundo y personal.  
Nos referimos puntualmente al estado de ansiedad que se genera en la conducción vehicular como temática compleja, considerando que incide en la vida de las personas y que tiene que ser comprendido por profesionales en un ambiente de contención clínica y consulta psicológica.  Intentemos diferenciar los niveles de ansiedad para comprender qué hacer, considerando las situaciones que dan paso al inicio de este trastorno….

Lo primero que planteamos es poder diferenciar el nivel de la ansiedad, porque sentir miedo o tensión es algo habitual en varias situaciones nuevas, incluso al comenzar a manejar un vehículo, lo cual no tiene por qué terminar en un episodio de ansiedad que la persona no pueda controlar. Ahora, si este nivel de ansiedad llega a un nerviosismo generalizado de agitación corporal y síntomas físicos, es importante tener otra mirada de las cosas para tratar lo que provoca este estado.
Pensamos estar frente a un problema cuando las emociones  y entre ellas la ansiedad, se sucede en situaciones en que no podemos adecuar nuestro comportamiento y los síntomas físicos aparecen. En el momento se considera que la exigencia o la exposición a lo que nos genera el miedo, en este caso la conducción, es la manera de superar el temor y los síntomas, cuando lo que estamos haciendo, es no aceptando la ansiedad como componente de nuestros sentimientos. La falta de aceptación se convierte en un obstáculo para nuestro comportamiento porque generamos respuestas que continúan activando nuestra ansiedad y por tanto aumentando nuestro temor y sintomatología. Nuestro pensamiento se encuentra acelerado y así nuestro cuerpo se tensiona, la respiración se acelera y comienza la agitación, aumentando poco a poco nuestra emoción negativa, y el monto de ansiedad.
Tenemos así una respuesta orgánica y todo un comportamiento físico que es lo que se expone, dejándonos la idea que son los elementos del cuerpo que tenemos que poder controlar, cuando la raíz de la situación de ansiedad se ha ocasionado en registros más profundos de nuestra personalidad, es decir, de nuestra manera de pensar, sentir y ser.
La apertura de un espacio de consulta clínica, contención y análisis es una propuesta de abordaje donde viabilizamos por medio de la palabra como conductor de nuestros sentimientos, para realizar el camino inverso de nuestros puntos de ansiedad.
Proponemos la apertura de un espacio de comprensión y análisis para la orientación en situaciones de ansiedad, la solicitud de acompañamiento psicológico como espacio de sostén….


Lic. Daniela Muñiz
Psicóloga Clínica
CJP 104320
098592791

licdanielamuniz@gmail.com

lunes, 16 de mayo de 2016

Fibromialgia y tratamiento psicológico:


 El objetivo de este corto artículo es hacer una aproximación a una de las enfermedades que estamos recibiendo cada vez con más frecuencia en la clínica y es la Fibromialgia. Porque ubicados como psicólogos clínicos con un encuadre de trabajo psicoanalítico, sabemos que tenemos en marcha una herramienta eficaz en el tratamiento de esta enfermedad de tan difícil remisión.
 Esta enfermedad ha ido adquiriendo importancia últimamente, si bien la medicina aùn no describe claramente su etiología, la podemos describir como un dolor crónico y generalizado de todo el cuerpo, es un dolor continuo, que se acompaña además de palpación, fatiga y alteraciones en el sueño. Los pacientes sienten rigidez en sus extremidades, dolores de cabeza recurrentes, y se presenta con la  depresión y ansiedad.
Estamos frente a una dolencia invalidante, de origen aun estudiado pero que sabemos que por medio del discurso como técnica psicoanalítica podemos elaborar los elementos inconscientes que tiene detrás. Son coincidentes en estos pacientes las situaciones traumáticas y elementos psicoemocionales de sufrimiento no elaborados.

Se plantea un abordaje coordinado de la Fibromialgia donde podamos hacer consciente al paciente de su enfermedad, comenzar un  tratamiento farmacológico, la realización de ejercicio físico y el tratamiento psicológico en un proceso terapèutico. La clínica psicoanalítica nos da las herramientas para elaborar elementos no presentes en la conciencia de quienes sufren esta enfermedad pero que sin están relacionados con la elaboración de una sintomatología paralizante, dolorosa y de sufrimiento constante. La creación de un espacio de contención, de escucha y acompañamiento nos posibilita una manera de hacer frente a esta complicada conformación psíquica, física y emocional como lo es la Fibromialgia…
Lic. Daniela Muñiz
Psicòloga Clìnica 
098592791

lunes, 29 de septiembre de 2014

Comunicación entre padres e hijos…

El diálogo, la comunicación y el intercambio es fundamental en todas las relaciones humanas e interpersonales, pero más aún entre la familia. Hablar con otro tiene como impulso lo que sentimos, entre otras cosas.
Establecer contacto con los demás, nos permite recibir y dar información, nos permite expresarnos, comprender qué sentimos comunicar nuestros pensamientos e ideas y también decodificar quienes somos, por eso es tan importante en la etapa infantil. Nos  vinculamos con nuestros niños a través del afecto y la empatía.
La comunicación en la familia es parte del compañerismo, del intercambio y de la preocupación por cada miembro de ella, refleja un ambiente de unión y afecto. Cuando hablamos de la infancia, saber que la comunicación entre padres e hijos está presente nos permite también pensar en un respeto mutuo y en los valores que se están sosteniendo, para establecer las bases solidas de buenas relaciones intrafamiliares que el niño llevara como modelo a las relaciones por fuera de su hogar.
Hasta aquí rescatamos lo importante de las comunicaciones y el intercambio pero no dejamos de decir que no es tarea fácil, los consejos diarios, muchas veces establecer normas donde los hijos no están de acuerdo, tiene que ser parte de las dificultades pero no imposibilitar la conformación de un clima adecuado de fácil comunicación y respeto. Los padres introducen en el seno familiar los mecanismos de base que nos sirvan para que la comunicación sea necesaria, fluida y disfrutable, para lo cual saber escuchar, dar espacio de expresión y sobre todo comprender a su hijo es el desafío. Así facilitar la confianza entre los miembros del grupo familiar, y sobre todo aprender juntos que compartir y apoyarse son los momentos que hacen a los lazos de amor…

Lic. Daniela Muñiz
Psicóloga
CJP 104320

098592791 / 094947244

viernes, 30 de mayo de 2014

¿Por qué es importante la lectura de cuentos????


 Leer un cuento es una actividad sencilla y divertida, que además les gusta mucho a los niños y que nos ayuda en varias cosas en el desarrollo.
Tanto educadoras, maestras, padres y todos quienes estamos con niños tenemos que saber que la lectura es fundamental para potenciar su desarrollo y además nos acerca al niño y disfrutamos juntos.
Si leemos desde chiquitos les enseñamos las ganas por estudiar, sabrán de forma más fácil encontrar el camino para la lectura cuando tengan que aprender ellos mismos.
Queremos que cada niño tenga a los libros como sus compañeros para pensar, aprender y comunicarse.

BENEFICIOS DE LOS CUENTOS:
Leyendo llevamos adelante el desarrollo tanto intelectual y de comprensión del niño como emocional y de relacionamiento.
Los cuentos, historia y fábulas:
-       Aumentan el interés del niño por la lectura y el dibujo y así después por el aprendizaje todo.
-       Ayuda desarrollar su capacidad para comprender y pensar.
-       Fomenta el desarrollo de su lenguaje y ayuda a que su vocabulario sea más amplio.
-       Mejora su concentración
-       Ayuda a desarrollar la memoria
-       El niño disfruta , comparte y entiende mensaje por medio de la historia que se le cuenta
-       Con las historias encontramos soluciones a los problemas y ellos se explican las cosas que quieren saber.
-       Aumenta su autoestima
-       Aprenden a escuchar y a atender.
-       Potencian el diálogo y comparten con compañeros o con el adulto.
-       Se sienten bien de que alguien quiera hacer algo para ellos.

Recordemos que los niños que son muy chiquitos todavía no diferencian que es un cuento y que es real, por lo que cada historia es una herramienta que tenemos para explicarles cosas de nuestra familia, de la casa, de lo que pregunten, de lo que tenemos que enseñar a cada edad y los personales del cuento son nuestros amigos para trasmitir el mensaje…

Lic. Daniela Muñiz 
Psicóloga